Facebook Twitter Google +1     Admin

El parque en invierno

Cuando regrese su padre, la pequeña –al igual que su madre– estará pendiente de los pasos del hombre en la escalera. Si cojea –como si el mal humor lo trajese pegado a la suela de uno de sus zapatos– una pisada fuerte, otra suave, sabrá que está de malas y, rápidamente, terminará de vestir a Sofía.

         –¡Estate tranquila!, tengo que ponerte el abriguito –le dirá con voz persuasiva.

 Fuerte, suave, fuerte, suave...

         –Sí, lleva a Sofía al parque –murmurará su madre.

         Cuando regresé su padre, una puerta se abrirá, mientras otra, la de la despensa, se cerrará tras la niña y su muñeca.

24/05/2012 12:44 dominiquevernay Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris