Facebook Twitter Google +1     Admin

Mimetismo

Safe Creative #120730204407020120730163324-oreja1-copia.jpg

 

Murió en la poltrona y nadie se enteró. Se había convertido en un tipo de brazos cortos, orejas grandes y piernas arqueadas, así es que no fue de extrañar que su mujer tardase unos días en darse cuenta de que había fallecido en aquella butaca estilo Luis XV.

Sentada en la poltrona vacía, la mujer se preguntaba qué le habría pasado al hombre –al que había amado con pasión muchos años atrás– para que, ahora, no sintiera ni lo más mínimo su ausencia. Suspiró. Luego dejó que su cuerpo se amoldase a la poltrona.

– Realmente cómoda –murmuró mientras notaba cómo se le iban acortando los brazos, agrandando las orejas y arqueando las piernas.

30/07/2012 10:10 dominiquevernay Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris