Facebook Twitter Google +1     Admin

La tumba

 

Cuando tú desapareciste la casa fue cambiando. Yo seguía al lado de papá pero, ¡ya me conoces!... Apenas me había sorprendido al verle llenar el balcón de flores de plástico, tallar un crucifijo de madera y grabar en un trozo de mármol negro su nombre en letras doradas. Pero cuando quiso tapiar las ventanas y las puertas me asusté. Sólo entonces me asusté.
–¡Estoy aquí! –chillé. 
–¿Tú?, ¿aquí? –murmuró sorprendido, y se puso a tallar otro crucifijo y a grabar mi nombre junto al suyo.
  

 

21/02/2013 10:24 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris