Facebook Twitter Google +1     Admin

La fanática humanitaria

Doña Generosa había tenido una terrible pesadilla de la que le costaba reponerse. Esperó impaciente a oír las pisadas del nuevo día para levantarse y abrir las persianas de la ventana de su dormitorio que daba a la calle. Luego, estiró un poco el cuello para alcanzar a ver el trozo de acera de delante de la tienda en la que compraba a diario. Entonces, respiró aliviada al ver a "su" pobre sentado en la esquina derecha de la entrada, como siempre.
–Una pesadilla, nada más que una pesadilla –murmuró entre dientes y se preparó un buen desayuno.

11/03/2013 15:38 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris