Facebook Twitter Google +1     Admin

Baile de manos

20130524095559-bajo-la-mesa0.jpg

El cabo Hopkins repartía las cartas con la izquierda, pero acariciaba los muslos de mi madre con la derecha. Mi padre, que las repartía con la que fuera, prefería la izquierda a la hora de pellizcar a Matilde, la doncella. Tía Sole alisaba los pliegues de su larga falda gris alternando la una con la otra, y a Don Abel, el párroco, nunca se las veía, ocupadas, las dos, con las pastas que tía Sole le tenía reservadas.  

Escondido debajo de la mesa, con los codos clavados en la alfombra y las dos manos sujetándome la barbilla, yo observaba muy quieto aquel extraño baile de manos

24/05/2013 09:55 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris