Facebook Twitter Google +1     Admin

Vueltas

 Damián era diferente. Había gastado todas sus energías en crecer a lo alto y a lo ancho; en nada más. Cuando empecé a sentir vergüenza por ir en una bicicleta con ruedecitas, acudí a él para que me sujetara en mis primeros intentos en una de mayor. Aquel verano se nos pudo oír en todo el pueblo: yo, pegando gritos, y él detrás, con su inmutable gesto de perplejidad eufórica –o de euforia perpleja– diciéndome:

–¡Mira la rueda!... ¡Mira la rueda!...

 Su técnica no era la mejor, pero su paciencia infinita.

11/08/2013 16:31 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Javier Ximens

De una ternura tremenda. Quizás quien no sepa montar en bici se quede fuera, pero siempre en los diferentes está la belleza.

Fecha: 02/09/2013 11:54.


Autor: Dominique

Gracias Javier, sí, tienes razón. No sé cómo puedes pasarte por tantos blogs para leer y comentar... un verdadero corredor de fondo.

Fecha: 03/09/2013 12:23.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris