Facebook Twitter Google +1     Admin

Vergüenzas

20140211122425-1511521-714713811894480-1362932990-n.jpg

Volvió a mis manos aquella ave rapaz recuerdo de un antepasado cazador y taxidermista a sus horas, y con él volvieron agazapados en su suave plumaje los miedos de mi infancia. Mientras cargaba la chimenea de leña, me vio las intenciones y me dijo –con la manera esa tan rara que tienen los pájaros de hablarnos– que no lo hiciera, que de nada me iba a servir, que los miedos de la infancia son incombustibles, y que, por mucho que se piense, la caza y la taxidermia nunca estuvieron tan de moda como ahora. Después de largas negociaciones llegamos a un acuerdo: aunque ave de presa diurna, sólo saldría de mi armario por las noches.

11/02/2014 12:24 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris