Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2014.

Goteo

20140509184337-20140509-172725-resized.jpg

Antes de cada viaje limpio a fondo el depósito del agua de la cafetera, por eso de la cal que lo tupe todo, y paso la orquídea de la repisa del salón a la bañera. La cafetera no suele quejarse, pero sí la orquídea. No termina de entender por qué el hecho de que me vaya fuera dos o tres días implica tal mudanza. Yo le explico que es por su bien, por la luz, y para poder dejarla enchufada a un sofisticado sistema de riego... «por si no volviese», le digo en voz muy baja y cruzando los dedos; se trata de una cuerdecita de algodón que une la tierra del tiesto a un tazón lleno de agua. Entonces me dice que soy una exagerada, una maniática, y lo hace con esa arrogancia típica de orquídea. Me empieza a caer gorda.

09/05/2014 18:43 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Recreo dominical

20140511110844-2014-05-11-10.45.22.jpg

—Seríamos unos estudiantes y tendríamos un Bugatti.
—Vale... ¡Y fumaríamos y nos emborracharíamos! 
—Ummm... ¿no sé si los que fuman y se emborrachan tienen un Bugatti?

11/05/2014 11:08 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Cálculos en tazones de leche con cereales

—Desayunaaa...
—Mamá... ¿y si el lunes no existiese?
—Qué cosas tienes... Come, que llegarás tarde...
—Ya, pero... ¿ y si el lunes no existiese?
—Pues el martes sería lunes, el miércoles martes... ¡Y ahora haz el favor de comer, ya está bien de tonterías!
El niño balancea los pies debajo de la silla, a la vez que se anuda y se desanuda los dedos en base a complejos cálculos mentales. 
—Pues sabes... si el lunes no existiese sería una caca, no quedaría ningun día para hacer de domingo —concluye apesadumbrado.

12/05/2014 15:08 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El trato (o el nuevo ayudante de Papá Noel)

20140515115622-pmi3.png

Erase una vez un niño. Hoy se despierta muy pronto. La víspera ha dejado sus zapatos junto a la ventana. Al verle colocarlos con mucho cuidado —en paralelo— su madre no ha dicho nada. Ella nunca dice nada desde que volvieron de aquel otro país. Su hermano mayor, apenas si le ha hecho caso, y su padre le ha recordado que tenía que ser razonable, que todo había cambiado... ¡Cómo si fuera necesario recordárselo! 

            El niño se acerca a la ventana y pega la nariz contra el cristal. El vaho de su respiración va formando una ventanita en la ventana, como una puerta gatera para miradas. De repente, un coche negro brillante se para delante de la puerta de la casa, y el pequeño ve salir a un extraño Papá Noel envuelto en un abrigo negro y brillante también. ¡Cuántas cosas no le gustan de este nuevo país! Pero, por si acaso, el niño vuelve a la cama y cierra los ojos, muy fuerte. La puerta se abre. Unos pasos. La puerta se vuelve a cerrar, y un aire helado, halitosis del invierno, llena la habitación. El niño entreabre los ojos... ¡Es una bici roja tal y como la había pedido!

            En la calle, el hermano mayor se despide del extraño Papá Noel.

            —No te olvides que a partir de ahora trabajas para mí —le dice el viejo barrigudo antes de volver a desaparecer en su trineo blindado. 

 

15/05/2014 11:56 dominiquevernay #. sin tema Hay 4 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris