Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2015.

Penacho de diente de león (Aigrettes de pissenlit)

20150206181029-10945531-917732241592635-1014387768451925628-n.jpeg

PENACHO DE DIENTE DE LEÓN
—Mamá, ¿a que una chica que enseña las tetas es una puta? —pregunta la pequeña, mientras su madre le enjabona la espalda. 
Es viernes; en vez de ducha rápida, deja que su hija juegue un rato en la bañera. 
—¡Por supuesto que no!... ¿De dónde sacas tal estupidez?
—Me lo dijo Sofía.
—¿Sofía, la de tu clase?
—Sí, lo dice su padre.
—Eso dice el padre de Sofía? —repite la madre sin poder mantener un tono neutro de conversación intranscendente.
—A ella no, se lo dice a su hermana mayor cuando sale por la noche. Yo cuando salga...
—Cuando tú salgas —interrumpe la mujer—, supongo que querrás ponerte guapa, como la hermana de Sofía... Seguro que su papá no quiso decir que... 
—¡Sí, sí!... dijo que las chicas que enseñan las tetas son todas unas putas —insiste la niña, a la vez que sopla sobre la espuma de la esponja que se dispersa en el aire del baño; le recuerda el otoño, el campo y el penacho plumoso del diente de león. 
—¡Pues muy mal dicho! —contesta la madre mientras agita una toalla como si fuese la bandera a cuadros en una carrera—. ¿Recuerdas el vestido rojo que me puse este verano para la boda de tu tío...? 
—¿El que no le gusta a papá? 
—¡Sí que le gusta! ¿Quién te dijo que no le gustaba?... ¡Y sal del agua ya! 
La niña se hace la remolona y hunde a una de sus muñecas en la espuma —la Barbie playa— para ver flotar la hermosa melena rubia.
La mujer insiste:
—¡Sal inmediatamente, basta de juegos!... y el hecho de que tu padre prefiera que lleve un chal sobre el vestido rojo no quiere decir que no le guste. Y cuando nos vamos a Ibiza, di, sabes muy bien que mamá hace topless, que no se pone lo de arriba y que no pasa nada... 
La madre sigue hablando, hablando... tejiendo, con palabras del derecho y palabras del revés, una cota de malla bien prieta para su pequeña

AIGRETTES DE PISSENLIT
—Maman, une fille qui fait voir ses nichons c’est bien une pute? —demande la petite, alors que sa mère lui savonne le dos.
C’est vendredi; au lieu d’une douche rapide, elle laisse la fillette jouer un moment dans la baignoire.
—Bien-sûr que non!... D’où sors-tu une telle bêtise?
—C’est Sophie qui me l’a dit.
—Sophie?... La Sophie de ta classe?
—Oui, c’est son père qui le dit.
—Son père lui dit ça? —répète la mère sans pouvoir maintenir un ton neutre de conversation anodine.
—Non, pas à elle, mais à sa grande soeur quand elle sort le soir. Moi, quand je sortirai...
—Quand tu sortiras —interrompt la mère—, je suppose que tu voudras te faire belle, comme la soeur de Sophie, et je suis sûre que le papa de Sophie n’a pas voulu dire que... 
—Si, si!... il a dit que les filles qui montrent leurs nichons sont toutes des putes —insiste la gamine tout en jouant à souffler sur la mousse de l’éponge qui se disperse dans l’air de la salle de bain; ça lui rappelle l’automne, la campagne et les aigrettes de pissenlit.
—Et bien c’est moche ce qu’il dit! —répond la mère, puis elle agite une serviette de bain comme si c’était un drapeau à damier de fin de course—. Tu te souviens de la robe rouge que j’ai mis pour le mariage de ton oncle...?
—Celui que papa n’aime pas?
—Mais bien-sûr qu’il l’aime!... Qui t’a dit qu’il ne l’aimait pas?... Et puis allez, arrête de dire des bêtises et sors de l’eau!
La petite fait la sourde oreille et plonge une de ses poupées —la Barbie-plage— dans la mousse, pour voir flotter la belle chevelure blonde.
La femme insiste:
—Sors immédiatement, assez joué comme ça!... et le fait que ton père préfère que je porte un châle sur la robe rouge, ça ne veut pas dire qu’il ne l’aime pas. Et quand nous partons à Ibiza hein, tu sais très bien que maman fait du topless, qu’elle enlève le haut de son bikini sans auncun problème...
Et la mère continue à parler, à parler... et à tricoter, avec des mots à l’endroit et des mots à l’envers, une cotte de maille bien serrée pour son enfant. 

06/02/2015 18:07 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ablación: cosa que no incumbe.

20150207092858-10917164-797171160357058-118767309906721545-o.jpg

Cuando Aminata volvió a clase después del verano, siempre encontraba un pretexto para no jugar con nosotras. Se quedaba sentada en cuclillas, al pie del tilo que aromatizaba nuestros recreos; parecía estar buscando algo en el suelo.

  —Un, dos, tres, ¿qué miras?, cuatro, cinco, ¿se te ha caído algo?... seis, siete... —le preguntábamos, cuando al jugar al escondite, una de nosotras tenía que permanecer junto a ella, de cara al tilo, mientras las demás desaparecían.

—No, nada.
Sabíamos que Aminata había viajado a su país de origen con los suyos, pero su contestación al "¿qué tal tu viaje?" de todas las profesoras y compañeras no pasó de ser nunca un tímido "bien". 
Un día, con esa malicia incipiente de doceañera, abandoné por un momento mi comba para espiar las conversaciones de las maestras. Es entonces cuando oí asociada al nombre de mi compañera una palabra que no conocía: ablación. 
Al llegar a casa encontré a mi madre en la cocina, pelando unas patatas. Me acerqué a ella para darle un beso y, de paso, preguntarle por el significado de la misteriosa palabra.
Su mano se detuvo por unos segundos, el ruido del pelador contra la patata cesó.
—Son cosas que ocurren en otros países pero que a nosotros no nos incumben –me contestó después de un ligero carraspeo. 
—¿Incumben?, ¿qué quiere decir? —insistí yo.
—Importan, que no nos importan y ¡basta ya de preguntas! En cinco minutos te llamo para comer.
El ruido del pelador contra la fina piel volvió a lijar el silencio de la cocina.
(Texto de mi libro "No te quites la costra"; ligeramente modificado para Los Viernes Creativos de Fernando Vicente. Ilustración de Cristina Troufa)

07/02/2015 09:28 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Gemelos

20150211161320-fb-img-1423556143030.jpeg

—Le faltarán, al menos, un par de centímetros para alcanzar la barra del trapecio pero...
—Pero llegará el águila y...
—¡Sh, Guillermo!, deja que yo termine de contar la historia, y métete en la cama de una vez; ¡mira tu hermano lo tapadito que está!
Con las dos manos agarradas al embozo de la sábana blanca, Jorge parece estar parapetado detrás de una tapia encalada. No le gusta ese cuento, le da miedo. Además, sabe que cuando la habitación se quede a oscuras, su hermano, mayor que él por un par de minutos, querrá jugar a ser águila, y él, una vez más, será el niño a punto de caer. Siempre él. (Foto de Mate Bence)

11/02/2015 15:55 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Las buenas costumbres

20150222121626-10985262-929956917036834-3839395666392473409-n.jpeg

Nunca sabrás, pequeño, si no lo relato ahora, por qué un buen día te dejó de gustar el zumo de naranja; podría haber sido, como lo fue para otros, un rechazo a las coles de Bruselas, a la música clásica o al padre nuestro que estás en los cielos... Y para que eso no ocurra, para que sepas que a ti no te pasa nada malo, que estás en tu derecho de preferir el zumo de melón al de naranja, apuntaré en una libretita lo que hoy, en esta mañana de domingo perezoso, me acabas de explicar de manera tan preci-concisa.  Has entrado en la cocina con una energía festiva, no así tu flequillo que después de una noche de ajetreo entre sábanas y mantas está a media asta. Me ves, me sonríes, nos abrazamos; ya no te puedo coger en brazos.

—Eres casi tan alto como yo —te digo, mientras con la mano te retiro el pelo de los ojos. Repito el gesto varias veces; son caricias justificadas, cada vez lo tendrán que ser más—. Ya tienes el desayuno preparado como a ti te gusta.

Miras hacia la mesa: un vaso de leche, otro de zumo de naranja y dos o tres tipos de galletas, todas con algo de chocolate. 

— ¿¡Un zumo de naranja!? —me lanzas apartándote de mí. El movimiento ha sido brusco, tu mirada se ha crispado y tu flequillo parece haber recuperado su fijación de Fructis. 

—Creía que te encantaba.

—No, no es eso... es que entre semana siempre lo tomo, entonces me va a parecer que es lunes y que... y que os tenéis que marchar ya.

22/02/2015 12:16 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris