Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2015.

Mala señal

20151018111950-11222135-1056637851035406-6376283590666696351-n.jpeg

 Cuando por la mala señal, que casi siempre había en casa, el vecino del cuarto venía a echar una mano a mi madre para resintonizarlo todo, ella nos mandaba ir a nuestro cuarto para que no molestásemos a “ese señor tan amable”, cuya ayuda le venía “como anillo al dedo”.

(Escrito para Viernes Creativo de Fernando Vicente y fotografía de Elena Helfretch)

18/10/2015 11:19 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Con olor a fresa

20151018115509-12107145-1051633601535831-1599713808991711524-n.jpeg

—El puñetero ojo de la cerradura otra vez taponado con chicle, ¡como coja al sinvergüenza! —dice Mauricio, el conserje.

—Siento molestarle —musita Adelaida.

—No es ninguna molestia, pero aún así, cuando lo atrape... —recalca el hombre que ya se incorpora, saca un trapo del bolsillo de su peto y lo hace una bola que se va pasando de una mano a otra, como un verdadero mecánico de taller de motos. Adelaida se deja atrapar unos segundos en ese vaivén de bíceps, luego le invita, como cada vez, a una copita de coñac; lo tiene ahí, bien guardado, junto a unos cuantos chicles de fresa.

(Escrito para REC)

18/10/2015 11:22 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Del 65

20151018112339-moto-2.jpeg

—¿Y cómo es que nunca cambiaron el bombín? —pregunta.

Estamos solos, afuera en el jardín. Tiene los puños apretados en los bolsillos y la vista fija en una curva de la carretera. Repite la pregunta.

—No sé si lo hicieron o no —le contesto—, puedo comprobarlo, guardo todas las facturas, pero no creo que ahora sirva de... 

Me interrumpe con una carcajada o, tal vez, con un llanto.

—Cierto —dice— tú y tus putas manías: conservarlo todo, no tirar nada..., y vas y le regalas una Derbi podrida a un chaval de dieciséis años, a tu nieto, a mi hijo.

Ahora llora a carcajadas.

(Escrito para REC)

18/10/2015 11:23 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Esperando a Mario

20151018115442-12088494-1053028091396382-8208281700042357884-n.jpeg

   —¡Qué guapa te has puesto, Renata!

            Renata no contesta. Está de espaldas a la puerta, asomada a un espejo —que sujeta en la mano derecha— como si fuese a una ventana.

            —¡Renata!, ¿me oyes? Soy Ramón, tu terapeuta.

            —Sí, ya te he oído entrar, pero ahora mismo no podré atenderte.

            —¿Tienes un nueva actividad de la que yo no haya sido informado? —dice Ramón algo contrariado.

            —No, no tengo nada que hacer aparte de esperar a que llegue Mario.

            —¿Mario?... ¿Pero qué tontería estás diciendo? ¿No querrás quedarte aquí toda la vida? —la amenaza Ramón a la vez que la coge por los hombros y la sacude como quien sacude una hucha en busca de un «clin clin» esperanzador.

            —No, no me voy a quedar, hoy mismo me iré con Mario, ¡mira, mira, está subiendo las escaleras! —le dice Renata acercándole el espejo.

            Ramón suspira, lo aparta y lo deja encima de la cama. Luego saca de su bolsillo la llave maestra de todas las ventanas del edificio, y abre de par en par la de la habitación de Renata.

            —Ves, Renata, esto es la calle y por más que miro no veo a Mario. Tu hermano ya no está, no vendrá nunca a buscarte, y si no te empeñas en confundir los espejos con las ventanas tal vez un día puedas salir de aquí y....

            Renata se tapa los oídos. Luego, se abalanza sobre Ramón que cae, que cae, que cae...

            La joven vuelve a cerrar la ventana, se sienta en la cama y se asoma de nuevo al espejo.

            —Cuánto tardas —murmura. 

(Escrito para Viernes Creativo de Fernando Vicente, foto de Bill Domonkos)

 

18/10/2015 11:54 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris