Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2016.

Mi imaginación

20160214174345-12654297-1113849555314235-3911694263134492996-n.jpg

Mi imaginación es como una vieja con el pelo peinado de peluquería, impecable por delante y con la marca de la almohada por atrás. Mira impaciente a que avance la cola en la caja del super de su barrio, su viejo monedero de céntimos en una mano y, en la otra, el de escay bueno, el de los euros.Tal vez la deje a remojo unas cuantas horas y la ponga a secar colgada por la hermosa melena que nunca tuvo, de la rama de un árbol que nunca existió.
(Escrito en domingo para los Viernes Creativos de Fernando Vicente, foto de Mike Dempsey)

14/02/2016 17:43 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Puto tanga

20160214175111-12670584-1111165945582596-6889119503214762196-n.jpeg

Subir de nuevo a la habitación, cinco segundos; volver a dar un beso de esquimal a los niños al pasar delante de su dormitorio, otros cinco; una vez en el mío, desnudarme de cintura para abajo (botas y vaquero muy "slim" ambos), tres minutos; buscar a tientas (a estas horas «gloriosas» de la mañana más vale que él no me vea así) unas bragas más cómodas, dos minutos; total: unos cinco minutos que multiplico por dos... No, no puede ser, pillaría el atasco y llegaría tarde a la oficina, tendré que aguantarme. ¡Dios!, ¿por qué le haría caso?
—Anda, cómprate uno, es tan sexy.
(Escrito para REC, y gracias a wikiHow por la ilustración)

14/02/2016 17:46 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Lo que nos decimos

20160214174915-12744139-1116941831671674-1363496969557425888-n.jpg

Viernes doce de febrero 2016, diez de la mañana. Abro el ordenador y entro en la web «Viernes Creativos». Diez y cuarto, no se me ocurre nada. Apago el ordenador y me voy a la compra: pan, leche, boquerones y medio kilo de fresones; tienen el mismo color que el vestido de la chica del cuadro, me digo, y la mujer con la que me cruzo ahora tiene su mismo aspecto cansado, lánguido, me digo también. La verdad es que yo me digo muchas cosas, pero cuando a las doce vuelvo a dar un paseo por la web de Fernando, aquella chica con su ramo de tulipanes en las manos sigue sin querer decirme nada. Así es que renuncio, y ella y su ramo se van desvaneciendo, mientras que de la pared y del suelo —confundidos en un mismo color deslavado— se va borrando la sombra masculina.

Una y media, me voy a preparar los boquerones. Al entrar en la cocina veo un tulipán rojo caído al suelo; por una vez no me digo nada, lo recojo y lo pongo en agua. 
—¿Y ese tulipán? —me dices al llegar.
(Escrito para los Viernes Creativos de Fernando Vicente, cuadro de Alice Wellinger)

14/02/2016 17:49 dominiquevernay #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris