Facebook Twitter Google +1     Admin

Zozobra

Después de haber pasado de la mesa a la cama del capitán, quiso contemplar el amanecer. A solas. Se levantó con cuidado y fue hasta la escotilla. Se extrañó entonces de que no hubiera nada especial en ese despertar del mundo en alta mar. Tampoco lo había habido en brazos del hombre que seguía durmiendo. Giró la cabeza hacia él. Ocupaba toda la cama, desbordando hacia el lado que ella se había pedido, el izquierdo; ¿babor o estribor?, le había preguntado él, y se habían reído. El barco cabeceó. Su vestido de noche de seda azul, tirado sin miramientos en el respaldo de una silla hacía unas pocas horas, se deslizó al suelo como una ola en la playa. La mujer suspiró antes de asomarse de nuevo al alba, fría y nublada. Un día y una noche más y amarrarían. Al llegar tendré que pasarme por la tintorería, pensó.

#UnMarDeHistorias

31/07/2017 16:34 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris