Facebook Twitter Google +1     Admin

La suavidad de los diminutivos y la dureza del adverbio

20140313172048-20140308-132237-resized.jpg

Hay un secreto que solo comparto con mis nietos: me tiño el pelo. Les encanta amenazarme con que se lo van a decir a "todo el mundo" y yo les ruego que no lo hagan.
-¡No, por fa no! -les suplico-. No quiero que la gente se entere.
-Pero... ¿por qué, Memedó? Se ve perfectamente que eres mayorcita, tienes arruguitas en el cuello.

13/03/2014 17:20 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris