Facebook Twitter Google +1     Admin

El eructo

Bucear en la charca que había junto a la casa azul —después de emborracharse del aire de aquel aserradero de chicharras—, llegar hasta su fondo de lodo, remover en él hasta encontrar la anilla del sumidero, tirar de ella y dejarse engullir era su única salida. A veces el lago regurgitaba un brazo, una pierna… Todo se guardaba en grandes neveras por si un día. Éramos un pueblo de precavidos.

12/01/2018 09:18 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris