Facebook Twitter Google +1     Admin

Devoradores nocturnos de bizcochos

A las cuatro de la mañana me desperté pensando en el trozo de bizcocho que me había quedado del día anterior y tuve que bajar a la cocina a por él. Medio dormida lo fui engullendo a lo bestia y me pregunté si era mi estómago o mi cerebro el responsable de esta "fartura" absurda y compulsiva.

Hoy, leyendo las noticias, no sé por qué pero me he vuelto a preguntar lo mismo: ¿serán sus estómagos o sus cerebros los que les impulsan a querer siempre más?


13/02/2013 15:37 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris