Facebook Twitter Google +1     Admin

Sexting

20140723113840-2b-2.jpg

Con su nuevo teléfono de esos de llevar a todas partes, Doña Gertrudis se las da de lista. Pero yo sé muy bien lo que me digo y no le hago el menor caso. Esta mañana sin ir más lejos, estábamos en la carnicería -sentadas en el banquito que tan bien nos viene en las horas de más gente-, cuando un ruido de ventosidad de tripa suelta salió de las interioridades del bolso de mi vecina. 

-Es un "guasape" -me explicó como si yo le hubiera pedido que lo hiciera. Ni le contesté a aquello, pero mis ojos fueron a parar, sin querer, hacia la pantallita de su teléfono. Al darse cuenta de ello, Doña Gertrudis se lo arrimó a la pechera como cuando jugamos al tute y esconde sus triunfos.

-Es un guasape de mi Rogelio -me volvió a explicar.Yo seguí con mi cara de no estar de humor, pero algo me debió de notar ya que, en lo que no había sido más que un abrir y cerrar de ojos, me había parecido ver a su Rogelio como Dios le trajo al mundo, o sea, en bolas, para entendernos. 

- Es para mantener la chispa -precisó.

Luego se levantó porque le tocaba.

-Medio de rabo de toro -pidió dándose aires.

23/07/2014 11:38 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris