Facebook Twitter Google +1     Admin

Lanzamiento de martillo

20161120091716-14702273-1306771902688665-5150560442476301210-n.jpeg

—No, tu padre no es mal hombre —decía la abuela—, es que lo lleva en la sangre, es de familia.

Y la creí y pensé que tal vez yo también lo llevaba en la sangre. Por eso, una tarde aburrida de tantas otras, probé con el gato de la vecina que siempre merodeaba por ahí, luego, para mejorar mi técnica, lo volví a probar con el más enclenque del cole. Cuando estuve seguro de que mis lanzamientos no tenían nada que envidiar a los de mi padre —al que había visto actuar algunas veces en la taberna del barrio y, más a menudo, en casa con mamá— me eché una novia.

27/10/2016 10:12 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris