Facebook Twitter Google +1     Admin

Nuestra otra vida

Cuando se ausentaba de casa, mamá se quedaba en el porche hasta ver desaparecer su coche tras la curva. Luego, soltaba su melena-hiedra y se encerraba en la salita-isla para trabajar en su cuento-océano. Mientras tanto, salíamos de nuestros cuartos para corretear libres por la cocina-bosque, el pasillo-sendero, el comedor-huerto. Si preguntaban por ella, contestábamos que no estaba y que no volvería hasta muy tarde. Creo recordar que éramos felices.
(Escrito para REC)

17/02/2019 19:39 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris