Facebook Twitter Google +1     Admin

Lencería fina

Safe Creative #1207302044094

La voz un poco ronca y una barba de dos o tres días, así es el hombre que vive en el cajón de mi ropa interior. Mientras que sigo al pie de la letra todas las recomendaciones de lavado que vienen en las etiquetas de cada prenda allí guardadas, él se permite oler, acariciar, arrugar y desgarrar sedas y encajes. Hoy, el hombre que duerme a mi lado en la cama me mira, asombrado, recoser la tira de un tanga negro.

         –¡Joder! –me dice

         –¡No es mío! –le miento

         –¡No sabía que supieras coser! 

          

05/07/2012 09:40 dominiquevernay Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Coque

Buenísimo!!!

Fecha: 05/07/2012 13:17.


Autor: Dominique

gracias Coque por pasarte por aquí...

Fecha: 05/07/2012 15:50.


gravatar.comAutor: Miguel

Un microrrelato muy tuyo. La cara de sorpresa del marido se llega a ver en ese "no sabía que supieras coser" a mí me sugiere este final un desapego entre el hombre y la mujer. Creo además que entre el hombre del cajón y ella hay amor. Muy bueno Dominique.

Fecha: 26/07/2012 10:18.


Autor: Dominique

gracias Miguel... es un relato que me gusta especialmente y aprecio aún más vuestros comentarios... un abrazo

Fecha: 26/07/2012 16:28.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris