Facebook Twitter Google +1     Admin

Barrabás o el indulto

–No sé cómo será, Antón, no me lo han dicho –contesta la mujer compungida. Luego, le sigue con la mirada hasta verle desaparecer tras la puerta. 

Mientras se abrocha el abrigo y recoge su bolso del suelo, intenta recordar un solo día en el que su Antón no le haya dado un disgusto. 
–No, malo no es, pero es muy suyo –suele decir cuando, para molestarla, le preguntan por él. 
Y ahora que, por una vez, su Antón cumple todo los requisitos para poder participar en algo grande, se le pone tiquismiquis. 
–Pues cuando sepas cómo va a ser, hablamos, pero métetelo bien en la cabeza: ni hábito ni procesiones má, si no, que suelten a otro –le ha dicho.

24/03/2013 15:53 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris