Facebook Twitter Google +1     Admin

El regreso

—¿Qué tal lo pasaste? —preguntaron nada más abrirme la puerta. Luego, poniéndose de puntillas para verme mejor, aseguraron que me encontraban muy cambiada.
Yo, aún de pie en el felpudo, levanté la vista hacia la plaquita de latón en la que venía el número y la letra del piso, así como los nombres y apellidos de aquellos dos seres diminutos que me llamaban hija.

 

14/09/2014 11:27 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris