Facebook Twitter Google +1     Admin

En un mismo saco

Procuraba no perder sujetándole las nalgas.
—¡Vamos!... que como perdamos te voy a patear el culo como nunca.
Entonces, Antonio —el Cebo para todos— intentaba saltar lo más lejos que los kilos y aquel maloliente saco le permitían. Cada vez que conseguía hacerlo mejor, la fuerza de las manos de su compañero en su trasero iba disminuyendo, pero, al poco volvían los abucheos del público y los manoseos en sus nalgas de manteca. Sin embargo, Antonio no iba a llorar, nunca más lo haría; solo le bastaba pensar en la navaja escondida en los vestuarios, entre los pliegues de su toalla. (Escrito para REC)

15/04/2015 12:08 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris