Facebook Twitter Google +1     Admin

Velada a cinco manos

Salió, sigilosa, a estirar las piernas. El salón se había quedado desierto, pero Matilde trajinaba aún en la cocina. Elisa esperaría un poco más escondida debajo de la mesa, luego subiría a acostarse y se dormiría intentando descifra aquel extraño baile de manos que acaba de presenciar: don Juan, el notario, acariciando los muslos de su madre con la mano izquierda, su padre, pellizcando las posaderas de Matilde ora con una, ora con la otra, y tía Sole retirando a dos manos la derecha de don Abel, el párroco, empeñado en intercambiar atrevidos sobaos por ricos toqueteos.(Escrito para REC)

10/06/2015 10:55 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris