Facebook Twitter Google +1     Admin

El cómic

20160920100431-persepolis1libro.jpg

«El lápiz, con el que ella cada mañana se lo dibujaba», esperaba junto a reglas y rotuladores a que llegase. Marjane se había levantado muy tarde; una taza de café, una ducha y en ese momento, con el pelo aún húmedo en el aire de un Paris desperezándose, corría hacia su estudio. Mientras tanto, su tocaya, la Marjane de Persépolis, la de papel, la de mentira o, tal vez, la auténtica, se impacientaba. En la viñeta del día anterior su creadora la había dejado sin el velo puesto; no podría saltar a la otra viñeta sin él, no podría huir ni salvarse.

20/09/2016 10:04 dominiquevernay #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris